Sobre la "prensa" rosa

(Nota tomada de Ecuafriki)

No es la primera vez que hemos manifestado que la mal llamada "prensa" rosa de este país, ha estado bordeando los límites entre el amarillismo y la decadencia televisiva...
Hemos tratado por todos los medios de evitar ver estos programas (que lastimosamente cada vez son más), pero por la misma curiosidad característica de los ecuatorianos (chismosos por naturaleza) varias veces hemos terminado dándoles rating, viéndolos. Ahora, nunca han sido de nuestro agrado... ¿El por qué? Simple, nosotros tenemos autoestima, y no queremos ser engañado por un programa cuyo único objetivo es el de (supuestamente) entretener en base de hacer daño a otras personas del medio.

Y vaya que engañan. Y no lo decimos nosotros, se puede ver con toda facilidad. Vemos entrevistas de reporteros mediocres, que comienzan sus preguntas con: "La gente dice por ahí que..." ... por Dios, ¡QUE GENTE!, ¿acaso los reporteros andan escuchando y anotando todo lo que escuchan en la calle?, claro, ellos dicen que lo escuchan y van a la fuente para ver si es verdad... pobres idiotas, como si no supieran que una simple pregunta como: ¿Es cierto lo que dicen acerca de que se le vio con... (otra chica que no es su mujer)? puede venir abajo un matrimonio, o puede causar sufrimiento a una familia. No, a ellos no les importa, después de todo se supone que ellos no dijeron nada, pues solo fueron a confirmar un rumor que salió de la "gente".

Vemos notas "improvisadas" cuando no hay más que entregar al hambriento público, en las que rebuscan viejas peleas entre personajes del medio y luego organizan entrevistas en las que preguntan: "¿Se tomaría usted un café con ... (la persona con la que fue la pelea) para hacer las pases, o fumaría la pipa de la paz? ... Lo más lógico es que las peleas hayan quedado en resentimiento, por lo que el personaje en cuestión no tiene más remedio que responder que no lo haría, de esta forma el "brillante" reportero de prensa rosa, toma la entrevista, y va donde el otro involucrado, y mostrándole la "evidencia" (mas una que otra mentirilla ^_^) comienza una nueva pelea. Bien, más comida a la mesa, que importa que las familias de los afectados terminen hechos concha...

Vemos varias demandas por agresiones distintas: verbales, físicas, visuales (cuando te muestran algo ofensivo; un dedo basta), auditivas (ustedes saben, esas perlitas del vocabulario que alegran a todos menos a los que las reciben), grupales (cuando te caen por todos lados), etc.
Hay incluso demandas por traumas y trastornos mentales... no se que van a alegar después...

Los dos programas de TV que sobrevivieron, digo sobrevivieron porque la lucha por el rating es una verdadera guerra fría...; han pasado varios episodios de este estilo por la televisión nacional, pero de una u otra forma, las producciones de ambos comienzan campañas en contra de la competencia, y los que terminan sin pérdidas de panelistas, reporteros u otros compañeros, deben prepararse para afrontar la siguiente batalla... Esto va en serio (es una porquería, pero es verdad). Bueno, estos dos programas se la pasan casi todas las tres (mas o menos) horas al aire, tratando de "comprobar" que la competencia miente... ni con esos pobres "realitys" de baile, ni con los pequeños "sketchs" humorísticos, pueden disimular que la competencia es brutal. Es más, se copian el uno al otro todo el tiempo.

De insulto en insulto, se ha visto una que otra amenaza, así que uno de estos días puede haber un muerto (de echo, y han habido amenazas fuertes de por medio). Esto ya se pasó los límites.

Por último hoy tuvimos la tristeza de ver al rapero AU-D (Martín Galarza) que alegando que no soporta más mentiras hacia su persona de parte de una reportera, a modo de protesta, se encadenó en las afueras de la estación televisiva del show en cuestión. Ahí se quedará en huelga hasta el día siguiente. Pero hay que tener bastante sangre en la cara mismo... no faltó el reportero que de una u otra forma intentó provocar al artista para que este pudiera hundirse por su propia boca... hasta el momento, no lo han conseguido.

Mientras todos los medios querían cubrir el evento, se podían apreciar varias cosas, como que las peleas entre los dos canales y los dos programas de farándula son cada vez más evidentes y molestos (deberían coger a todos, ponerlos en un cuarto cerrado y darles un garrote a cada uno, a que se maten entre ellos y dejen de promocionar odio y miseria), o que la gente puede ser comprada fácilmente. Entre la multitud se pudo apreciar varias personas que gritaban en contra de la protesta del artista; sin embargo, si se les preguntaba el porqué estaban en contra, no podían alegar nada concreto (para lo mas de decir cuanto les dieron ^_^). Por último asomó un payaso que quiso encadenarse a lado del cantante, para "protestar por la protesta", por Dios, que alguien le diga que no es gracioso ni si quiera un poco...

Varias muestras de corrupción, fraude, amarillismo y estupidez (por que pensaron que no lo notaríamos) se pudo apreciar hasta hace unas horas. En fin, no sabemos en que acabará este problema, pero este acto de humillación nos muestra el mensaje final:

Estos programas simplemente no hay que verlos. Punto. Claro, la gente que trabaja ahí vive de eso, pero a ver si encuentran una forma más honrada de hacer su trabajo.

Como ejemplo y para finalizar, debo citar al ahora extinto (cortesía de los censores del CONARTEL): "Buenos Muchachos", que de una forma frontal y divertida, nos mantenían informados de todo un poco (política, farándula, actividades sociales, etc.), pero siempre con elegancia, honestidad y buen humor.
El programa fue cancelado/censurado... y es que parece que en este país, decir la verdad te hace perder tu trabajo.

En una nota posterior publicaremos algunas fotos de lo acontecido (claro, al estilo Ecuafriki ^_^) y trataremos de acotar algunas situaciones, como la de los "periodistas" que consideramos que no merecen ni si quiera aparecer en público. Hasta mientras, así está bien...

Los nombres de dichos programas y algunos detalles fueron omitidos de esta nota, por respeto a la salubridad pública y a los lectores del blog. Aparte, todo el mundo los conoce y sabe a quién nos referimos.

Hay que tener coraje, hay que tener coraje.

Advertencia: Las siguientes historias son reales, narradas por un personaje no tan real, y cuyo paradero se desconoce.

El restaurante para gringos.

Con mi jorga (mis amigos y mi hermano) tenemos la costumbre de los sábados por la tarde, ir por el centro de la ciudad, por las calles donde suelen haber bares, cafeterías y negocios de comida rápida un poco “escondidos” (es decir, lugares donde no vas muy a menudo con tu familia, pues el ambiente es un poco más bohemio, a estos lugares por lo general vas con tus amigos para comer algo rápido o tomar un par de tragos o un café, o lo que sea).

Nos llamó la atención que en una calle en particular, la mayoría de negocios tenían información en inglés, como los célebres “Pull”, “Push”, “Open”, “Closed” para la puerta (creo que “open” y “close” son para que los gringuitos sepan para donde abrir la puerta, y esos “pull” y “push”, indican si el negocio está listo o no para atender a los clientes). Una de esas vimos que uno de los negocios decía servir comida italiana, y decían hacer la mejor pizza del mundo (“The best pizza of the World” literalmente “la pizza más bestia del mundo”), así que decidimos probarla, pues como llevábamos un poco más de dinero que comúnmente, sería bueno sentirnos como extranjeros comiendo “a lo bestia”.

Para nuestra sorpresa, lo único realmente bestial dentro del restaurante, eran los precios. Ni la musiquita italiana de fondo, ni el ambiente claramente europeo, ni el acento fingido del dueño, valían lo que querían cobrar por las pizzas. Generalmente, si notábamos que los precios sobrepasaban los límites de nuestra capacidad económica, lo que hacíamos era retirarnos del lugar, alegando que debíamos ir al baño (¿todos?) o que nuestras novias nos estaban esperando (¿todas?) o que en verdad no nos alcanzaba el dinero (todos). Sin embargo, queríamos sentirnos como extranjeros, y a estas alturas, ya nos dimos cuenta que en estos restaurantes “para extranjeros”, los precios varían dependiendo de la nacionalidad que tengas (en resumen, mientras de más lejos seas, más te va a costar), por lo tanto; decidimos pedir lo más barato que había en el menú. ¿Y qué era?

Brownie con helado. El Brownie, se pronuncia “brouni”, y para los que no sepan, es una tortita hecha plenamente de chocolate, muy, muy sabrosa, y que, según mis investigaciones, tiene ese nombre porque en norte América se les llama así cariñosamente a los negritos, o personas de piel oscura, que habitan por allá.

En fin, todos pedimos el famoso brownie, menos mi amigo Yusepe (así se llama, se ve que sus padres no sabían nada de escritura Francesa, todos sabemos que se escribe “Giuzepe”) que por economizar un poco, pidió que su orden venga sin la bolita de helado.

Nos llevamos otra sorpresa al llegar la orden. Los pastelitos eran poco más grandes que nuestros teléfonos celulares (y cabe aclarar que todos tenemos de los modernos, chiquitos, nada de “ladrillos”). La bolita de helado, cubría aproximadamente el 102% del pastelito, llegando al punto de que debíamos alzar la bola para poder disfrutar visualmente del pequeño postre. Y para acabar con nuestras últimas esperanzas de quedar satisfechos, llegó al final la orden de Yusepe, que se veía más insignificante todavía pues sin la bola de helado, el diminuto brownie quedaba en total evidencia. Sin más que decir, los cuatro nos miramos, y de un par de cucharada nos comimos todo el postre (menos Yusepe, que acabó todo de una sola cucharada). La sensación que sentimos todos en ese momento es casi indescriptible (digo casi, porque de todas formas la voy a describir a continuación). El sabor del pequeño pastelito de chocolate… era… simplemente ¡único!

¡Que sabor! ¡Que textura!, y estaba cálido, en total contraste al helado. Simplemente magnífico…

Luego de un pequeño debate todos concluimos que había sido el mejor bocado de brownie que probamos en nuestras vidas. Finalmente, todos sentimos al mismo tiempo una sensación de decepción, tristeza, y en general un fuerte aroma a derrota…

El aroma en cuestión salía de la cocina, obviamente provenía de alguna pasta que se estaba elaborando en la cocina, pero el simple hecho de saber que no teníamos suficiente para comprar lo que fuere, nos llenaba de esa sensación… y más para Yusepe, quién sintió la experiencia en menor proporción al resto, pues no había sentido la ambigüedad del helado con la calidez del pastel. Y Yusepe preguntó: “¿Qué es ese aroma?”, y Pablo respondió: “Es el olor de la derrota”, a lo que yo acoté: “No, es el olor del brownie sin helado…”

Al final, este chiste nos costó a todos 3 dólares con 50 centavos, y a Yusepe 2 dólares con 50 (si, la bola de helado costaba un dólar, considerando que el litro de helado cuesta aproximadamente unos 4 dólares, tenemos 2 opciones: 1.- El helado era importado, o 2.- El helado era de un sabor nuevo, único en su especie y del cual solo quedan unos pocos litros en el mundo). En fin, pagamos, salimos y lo único que nos quedó fue el recuerdo de un magnífico postre pero a un precio demasiado exagerado, y un dolor de billetera único (eso sin mencionar un dolor puramente psicológico en la parte posterior inferior de nuestros cuerpos, pues la cuenta fue un verdadero abuso sexual…). Para finalizar la bizarra anécdota, unas cuadras después, a mi hermano se le ocurrió una brillante idea. Entró con Pablo a una cafetería, de corte similar al lugar donde fuimos “asaltados” minutos antes. Ahora decía en la puerta “Coffe and Cookies” (literalmente: “Café y Cocadas”). Pablo preguntó cuanto costaba un café con leche y unas galletas; la respuesta fue: 3 dólares con 20 centavos. Mi ñaño aclaró: “Pero nosotros somos de acá” a lo que el tipo de la cafetería respondió: “Entonces para dejarles en 2 dólares con 10 centavos…”.

¿Qué le pasa al que hace trampa?

Cuando una noche, me reuní con mi hermano gemelo, mi hermana mayor, mi cuñado (esposo de mi hermana, por si acaso), mis 3 sobrinas y mi pequeño sobrino a jugar un juego (valga la redundancia) de mesa, hay cositas que me quedaron grabadas, y es que esa noche en verdad aprendí una cosa. Aprendí que pasa con el que hace trampa.

La verdad pensé que el juego iba a transcurrir con relativa normalidad (digo relativa, pero es que con mis bromas, las de mi hermano, y las locuras de mis sobrinas y sobrino, nunca se sabe que puede pasar). El juego en sí, era el famoso juego de los dibujos rápidos, donde se hacen equipos y un miembro del equipo trata de dibujar y representar las palabras que se leen en unas tarjetas, lo más velozmente y sin decir nada, y los otros miembros del equipo tratan de adivinar lo que se quiere representar.

Hay varios niveles de dificultad, nosotros jugamos al fácil, porque había niños (además los niveles más altos casi siempre son imposibles, o piensan que es fácil representar con un dibujo rápido frases como: “arte abstracto” o “Mosquito jugando rayuela”, los peores que me tocaron a mi fueron: “Carta Magna” donde primeramente debí correr a un diccionario para saber que diablos es “Magna” o uno que decía: “Crepúsculo permanente” donde nunca supe que rayos quería decir “permanente”).

Las primeras sorpresas llegaron cuando traté de representar la palabra “ratón” con el dibujo más simple que se me ocurrió. Dibujé una bolita y un hilito que le colgaba. Sorpresivamente mientras mi hermano, mi cuñado y mi hermana, debatían acerca de si aquello era un globo o un yoyo, mis sobrinitas llegaron a la conclusión de que lo que dibujé era un espermatozoide.

Luego de un par de rondas, nos percatamos que mi cuñado estaba haciendo trampa, pues leía las palabras antes que salgan, fue ahí donde el pequeño niño (mi sobrino de 6 años) entró en acción (estaba haciendo de juez), y le dijo en un tono de confianza al tramposo: “No mi hermano, no, no sabes que si haces trampa te vas a quedar ahí como burro” (nótese la diferencia de madurez, inversamente proporcional a la edad). Una de mis sobrinas reprendió al estafador preguntándole: “¿No sabes lo que le pasa al que hace trampa? (claro, nadie respondía, pues generalmente a los tramposos los linchan, queman vivos o los descalifican, pero aquí no podíamos hacer nada de eso).

Luego de varias rondas cada vez más abstractas, y varias demostraciones de verdadero profesionalismo por parte del pequeño juez, increíblemente (y dudosamente) mi cuñado consigue la victoria, luego de adivinar la frase “cinturón de seguridad” con un dibujo que apenas podía entenderlo el mismo que lo hizo.

Cuando recogíamos el tablero de juego, mi pequeño sobrino se acercó y me dio la lección del día. Me dijo: “Tío, ya se que le pasa al que hace trampa”, “¿Qué cosa?” le pregunté… con mucha sinceridad respondió: “¡Gana!”

El friki que quería ser héroe

¿Alguna vez se han preguntado sobre su existencia? ¿Qué diablos hacen acá? ¿Para que fueron enviados?

Una vez lo hice, ahora ya no (y la verdad dudo que alguien se haya arriesgado a enviarme a hacer algo).

Al igual que cualquier cosa en este mundo, mi principal función es ocupar espacio (y lo hago muy bien, pues abarco bastante), ahora, que me dedique a justificar mi existencia es lo que me diferencia de muchos. Y bueno, supongo que tampoco lo hago bien, pues mas de uno considera que lo que hago no tiene ningún beneficio.

Lo que si siento, es que soy diferente. Cuestión de estilos más que nada. Bueno, tampoco es cosa de sentirme como un desadaptado o de estar en la posición de “nadie me comprende”. Para nada. Eso se los dejo a los pobres infelices que piensan que deprimirse, auto lastimarse y hasta suicidarse, son las mejores maneras de escapar de este mundo cruel. Ustedes saben, esos tipos que se ponen tristes y quieren llevarse con su depresión a todos los que lo rodean. Pero conmigo no van a poder, ¡no señor!, a mi no se me convence tan fácil. Claro que me deprimo a veces (cuestiones amorosas sobretodo), pero el pensar en quitarse la vida, es una exageración. Y eso que las cosas que me han pasado, en verdad son para deprimirse (en una ocasión hacíamos a modo de broma con un amigo, un conteo de todas las mujeres de las que me he enamorado y me han rechazado… si, el conteo dejó de ser gracioso cuando sobrepasó los dedos de ambas manos). No justifico el asesinato bajo ningún concepto (claro que hay algunas personas que se les debería dar un plazo a que justifiquen su existencia, caso contrario sería mejor que vieran como sigue la vida de los demás desde el otro mundo).

En vez de atormentarme con las cosas “terribles” del mundo, decidí hacer algo para cambiarlo.

Me gusta ayudar a la gente, y no necesito superpoderes para hacerlo (bueno, siempre los he querido, pero como no se han presentado, pues ni modo).

Claro, ayudo a mi manera, estas son las cosas que hago para un mundo mejor:

- Trato de llevar alegría y optimismo a donde vaya (solo faltó el “sonríe Ecuador, somos gente amable”)

- Intento ayudar a las personas, a veces me dicen que debo preocuparme un poco más por mi que por los demás, pero no se puede (soy bueno dando consejos, pero no aplicándolos en mi vida personal…)

- Una de las cosas más importantes, trato de escuchar y hacer buena música, y de distribuirla; así contribuyo a eliminar las porquerías que se escuchan ahora. Esto no es broma, alguien dijo una vez: “Un buen concierto de Rock puede cambiar al mundo”.

- Aquí van las cosas que odio, que son malignas y voy a intentar disminuirlas de la sociedad, aunque sea persona por persona: La injusticia, la mediocridad, la violencia sin sentido y el reggetón (mientras menos mejor).

Claro, decir estas cosas y hacerlas son dos cosas totalmente distintas, pero me esforzaré para continuar en mi misión. Ahora, que le pido al mundo a cambio, nada. Bueno, tal vez que me ayudaran a encontrar el amor (una vez dije: “Rayos por más que busco no encuentro el amor” y un amigo dijo: “Este idiota nunca se acuerda donde deja las cosas”), es algo que creo que me falta.

En fin, no quiero que el mundo se arregle, quiero que cambie.

No quiero una sociedad utópica, quiero justicia.

No me considero un héroe, intento serlo.

"Yo también quiero jugar"

Introducción al Manga-Anime.


En las distintas áreas en las que se puede desempeñar con naturalidad el ser humano, el arte ha sido una delas más controversiales y a la vez, trascendentales. Esto se debe a que el arte puede manifestar hasta la expresión más recóndita del corazón humano. Debido ha esto, han aparecido formas y tipos de arte muy variados, creando expectativas en diversos grupos de gente, que por consiguiente, van a traer la atención de los medios de comunicación. Es justamente lo que ha pasado con uno de los más importantes géneros literarios del continente asiático y porqué no, del mundo: El cómic japonés o Manga. Con el avance de la ciencia, en comunicaciones y tecnología en general, se ha producido una fusión de varias culturas, creando una tendencia entre todos los países del mundo. La tendencia de mejorar y no quedarse atrás. Uno de los países que más ha aportado con sus conocimientos y maquinarias es, Japón. Es así que a nuestro país, como a muchos otros de Latino américa (sobretodo Argentina), nos ha llegado diferentes tipos de mercadería, desde juguetes, pasando por electrodomésticos y celulares hasta automóviles. Sin embargo en Japón existe una industria que bien merecería un segundo lugar frente a la tecnológica; la del Manga precisamente; junto con le de la animación japonesa o Anime. En los últimos años nuestro continente ha sentido una abrupta llegada de Mangas y Animes para los diferentes canales de televisión y publicaciones escritas, triunfando en algunos casos (recordemos la “Dragonball–manía” que experimentó Latino américa hace unos 5 años) o pasando desapercibidos en otros. El caso es que, en el país nipón, la industria del Manga es de importancia clave en su economía, y esto se debe a que dichos dibujos pasan de ser simplemente eso, conteniendo un gran valor literario que engancha a sus lectores, haciéndoles sentir distintas sensaciones como odio o amor, angustia o alivio, etc. Desde hace mucho que este genero dejó de ser para simples “niños” y se convirtió en un pasatiempo para jóvenes y adultos de todas las clases sociales. Es, de esta forma que el Manga ha roto fronteras y se ha extendido en todo el mundo contagiando a muchos países que ya han empezado su propia línea de publicación (Taiwán y Argentina por ejemplo). · Origen del Manga: "Manga" es una palabra que usan en Japón para designar "historieta". Se considera que los primeros Manga podrían ser los pergaminos creados en el siglo VI y VII por monjes budistas, donde los animales eran dibujados, representando conductas humanas generalmente satíricas. Alrededor del año 1600 pasaron de las paredes a dibujar en bloques de madera. Estos bloques no usaban temáticas tan religiosas, sino erotismo, sátira y otros temas. En el año 1702 Shumboko Ono hizo un libro con imágenes y texto que era una colección de imágenes. Con el tiempo surgió la tradición del Toba-e (caricaturas cortas con temas generalmente políticos, dirigidos a la sátira; cuyos personajes tenían cuerpos pequeños y cabezas grandes) que ya incorporaba elementos de arte secuencial. Se le atribuye a un artista llamado Hokusai Katsushika la creación del término "Manga" en 1815, sin embargo, cabe aclarar que “Manga” se deriva de los símbolos chinos (caracteres característicos de toda la cultura oriental, también llamados ”kanjis”) "Man" que significa "a pesar de uno mismo" o "laxo", y "Ga" que significa "imagen". En el siglo XVIII cuando la clase media de mercaderes urbanos creció, hubo una cultura de consumo. Se imprimieron los libros Kibyôshi (portadas amarillas), donde la distinción entre texto y dibujo era difusa. En estos textos ya comenzaban a utilizarse temáticas diversas. A finales del siglo XIX cuando Japón comenzó a importar tecnología, conocimientos y cultura, los Kibyôshi se convirtieron en un híbrido que ya se parecía más a los cómics europeos y americanos. o Osamu Tezuka, el inicio de una nueva era Durante las décadas de 1920 y 1930 el gobierno militar comenzó a atemorizar a los artistas. Los editores que cooperaban eran recompensados y los que no, eran castigados con detenciones. Con la llegada de la segunda guerra mundial los críticos del gobierno pronto dejaron de actuar. Se dedicaban a producir paneles acerca de los enemigos del Japón, historietas que retrataban la vida familiar durante la guerra, y propaganda. Tras la guerra, las historietas resurgieron. Los poderosos editores durante la guerra ya estaban en ruina y esto dio oportunidad a que las pequeñas compañías publicaran sus "libros rojos" que eran historietas de bajo costo. Uno de los artistas de estas compañías fue Osamu Tezuka, el creador de Astro boy (Tetsuwan Atom). Muchos de los mangas eran dibujados en forma bidimensional, en un solo plano, pero ello reducía el impacto sobre la audiencia. Tezuka introdujo técnicas cinematográficas. Utilizaba acercamientos, picado y contrapicado (El picado es una toma hecha desde arriba hacia abajo. Como cuando un avión cae de manera vertical. El contrapicado es lo contrario al picado. Las tomas se hacen de abajo hacia arriba.), y múltiples paneles para describir movimientos y acciones, lo que anteriormente se representaba en una sola imagen bidimensional. La temática del Manga ya se proyectaba más allá del humor, gracias a Tezuka. · Clasificación: o CHICOS: KODOMO: Son comics infantiles para niños de hasta 10 o 12 años. Tienen dibujos redondeados, historias de aventuras y fantasía, y muchas mascotas como Pokémon o Doraemon. SHONEN: Comics dedicados a los adolescentes de hasta 18 años: acción, amistad y primeros amores como Dragon Ball, I’s o Shaman King. SEINEN: Mangas dirigidos a hombre jóvenes, a partir de 18 años, que contienen tramas más serias: mafia violencia, política... y dibujos más realistas. Algunos ejemplos son Akira, Gantz o Gunnm. o CHICAS: KODOMO: Comics destinados a un público que no supera los 12 años de edad: ojos enormes, mascotas simpáticas y preciosos vestidos como los de Sailor Moon o Sakura. SHOJO: Aventuras fantásticas, poderes mágicos, historias de colegio y de amor, como por ejemplo Marmalade Boy, Kamikaze Kaito Jeanne o Gals! REDISU: Para las chicas mayores de 18 años, interesada en la universidad, el trabajo, los chicos y el sexo, como Nana. · ¿Qué es el anime?: Primero comenzaremos definiendo correctamente el término “animé”. Es la palabra que define a la animación de dibujos de origen japonés. Incluso anteriormente, se le llamaba internacionalmente (e intencionalmente valga la aclaración) Japanimation, palabra que juntas las palabras del idioma inglés japanes - animation que traducido al español es Animación Japonesa. Si el manga se refiere a la historieta de origen japonés, y el animé, se basa generalmente en el manga u otras historias; entonces queda claro el porqué se denomina al animé como “manga en movimiento”. Partiendo de la repercusión del anime, es importante añadir que la sociedad siempre ha juzgado erróneamente a la animación japonesa como “simples caricaturas para niños”, no obstante, el mundo del anime va mucho más allá de caricaturas para menores (aunque claro está que atraen mucho su atención, por el simple echo de ser “dibujitos”). En la actualidad existen muchos animés para adultos, que pueden hablar de temas variados, incluyendo relatos sádicos, intelectuales e incluso eróticos (Hentai). Generalizando un poco, podemos decir que los distintos animés existentes, van dirigidos hacia distintos “estratos” del público en muchos casos, por ejemplo, la serie Doraemon es principalmente pensada para un público menor de 7 años aproximadamente (aunque no quiere decir que sea “exclusivamente” para ese rango de edad, error que cometen diariamente los productores occidentales), esto se debe a que los temas tratados aquí hacen que los niños se sientan identificados con la problemática de los personajes o del personaje central. Otro ejemplo es Saint Seiya (Caballeros del Zodiaco, aquí), que trata temas más violentos y fantásticos. Esta serie es apuntada para los jóvenes de 10 a 15 años en general. Finalmente tenemos el caso de Gantz, serie apta para adolescentes de 16 años o incluso adultos, ya que abarcan temas muy violentos, sangrientos e incluso sexuales, los personajes tienen formas de pensar muy peculiares; donde se ven envueltos en situaciones muy fuertes y de mucha presión sicológica. Por tal razón en la mayoría de los países en que la han transmitido, han debido censurar una gran cantidad de escenas (problema clásico en países donde no se aprecia el arte japonés, cuyo resultado final suele resultar una “charada insípida” de la versión original). Es por eso que estos productos suelen presentar una exportación difícil. Desde un principio, las salidas de tono sexual y las escenas violentas no eran consideradas aptas para el gran público de aquellos países en los que la animación estaba dedicada a los niños. En algunos casos (como el ejemplo de Gantz, que detallamos anteriormente), se aplicó la tijera en algunas escenas y se pudieron exportar a países con un sentido crítico estricto. Muchos otros sólo fueron vistos en Japón. Incluso hoy en día, el modelo de animación para adolescentes no llega a ser bien comprendido en el exterior y los filmes de este tipo son solo visionados por entusiastas. La animación ofrece muchas posibilidades ya que hablan en un lenguaje internacional y expresan la línea argumental de forma que pueda ser comprendida universalmente. Son muchas las obras que todavía no han sido exportadas, no obstante están a la espera. La animación ha evolucionado a un alto nivel porque en sus historias todo es posible, y puede ser expresado libremente; se presentan personajes fascinantes, personalidades complejas e historias profundas, todo combinado con una acción rápida, poder expresivo y efectos visuales sorprendentes. Todos estos aspectos explican el porque de su éxito en Japón. Pero, este éxito solo tendrá continuación si es capaz de satisfacer al público, que desea experimentar nuevas y más excitantes posibilidades. Seguiré con este tema en entradas posteriores (si, el tema da para mucho más...), principalmente les quiero hablar sobre el director Hayao Miyasaki, ya que este es un blog de Cine ^_^ Nos vemos.



Versión Anime de la película Metrópolis



Gantz, claro ejemplo de seinen


Sakura Card Captor, el shojo en toda su expresion


Shaman King, Shonen puro (puro acción^_^)


"El tiempo que pasa uno riendo, es tiempo que pasa con los dioses"

Entradas más recientes Página principal